Así lo hacemos

Desplazar hacia abajo

GARNACHA

Borsao es referencia de los mejores vinos españoles de garnacha. Somos una de las bodegas que mejor ha mantenido y cuidado esta variedad. Creemos en ella, especialmente en la de nuestra región, y seguimos trabajando en mejorar los vinos producidos aquí.

La garnacha está resurgiendo en todo el mundo gracias a su fruta, a sus suaves taninos y su agradable sabor final en boca, lo que la convierte en una variedad perfecta para maridar con comida.

La garnacha es originaria de Aragón, donde se sitúa Borja. Su desarrollo en Europa se debe a la expansión del reino de Aragón, que extendió la garnacha en el siglo XIX por el valle del Ródano, Italia y Cerdeña.

Hoy en día, la garnacha es la variedad de uva tinta más plantada en el mundo. Otros nombres que recibe la garnacha son: aragonés, alicante, cannonau, garnaccho Negro, garnacha negra, garnacha roja, garnacha, tinta, grenache, tintilla, toledana o uva di Spagna.

Durante los 80 y los 90, la garnacha fue mayoritariamente despreciada en España. Sin embargo, se ha conservado muy bien en Aragón, donde somos pioneros en monovarietales de garnacha. Esta especialización ha ayudado a que la variedad haya ganado popularidad entre los consumidores.

 

VITICULTURA

LLas laderas y ondulaciones del Moncayo protegen las 2.260 hectáreas de viñedos, una superficie situada en el noreste de la provincia de Zaragoza con una producción de 9,5 millones de kilos.

Las laderas regulan el frío, el calor y el típico cierzo del norte que impregna a la uva de los característicos olores silvestres que poseen los vinos especializados en garnacha. Nosotros creemos en el uso de garnacha originaria de nuestra región, ya que el 64% del total de la superficie de nuestros viñedos son garnachas autóctonas. Todos los vinos de nuestra gama están basados en esta variedad, algunos al 100%.

En torno a 1.500 hectáreas de nuestra propiedad albergan garnacha autóctona, mientras que 900 hectáreas son garnacha de monte, uvas con 35 años plantadas en las laderas del Moncayo en sistema de vaso y sin riego.

Los diferentes suelos y el clima continental son los responsables de la complejidad y las diferentes características de nuestra fruta, propiedades que se trasladan a nuestros vinos.

Las variedades cultivadas son:
Garnacha: 60%
Syrah: 17%
Tempranillo: 9%

Cabernet Sauvignon: 9%
Otras: 5% (Merlot, Cariñena, Macabeo)

CLIMA

La región tiene un clima continental, con inviernos de influencia atlántica, fríos y ventosos. El viento que sopla del noreste es muy habitual y se le denomina cierzo, mientras que durante el verano recibe influencia mediterránea, por lo que goza de altas temperaturas.

Las extremas temperaturas y un amplio contraste térmico día-noche y verano-invierno ayudan a conseguir una buena acidez, un bonito color y agradables taninos en los vinos. La baja pluviometría, con una media de entre 350 y 450 mm, favorece el desarrollo de la vid.

SUELOS Y RELIEVE

El suelo corresponde a la sucesión de altas terrazas, desde 350 a 800 metros, con un suave relieve. En el lado del oeste se sitúan los viñedos más próximos al Moncayo, donde el suelo es más abrupto, lo que proporciona más carácter a los vinos. Los suelos dominantes son de arcilla roja, calcáreos y pedregosos, con buen drenaje y niveles medios de materia orgánica. La zona ofrece suelos muy diferentes:

  • Tabuenca cuenta con mezcla de arcilla roja, a una altitud de 750 m.
  • Borja tiene suelos arenosos con cantos rodados a una altitud de 450 m.
  • Pozuelo presenta suelos calizos y pedregosos, a una altitud de 350 m.

ELABORACIÓN

El objetivo a la hora de elaborar nuestros vinos es conservar las características de las uvas provenientes de nuestros viñedos:

  • La vendimia manual de nuestros viñedos, donde las uvas son recogidas y transportadas en barquillas de 20 kg, es una de las claves para elaborar nuestros vinos de la gama Selección.
  • Trabajamos para conservar la intensidad de la fruta, el cuerpo y la redondez de la garnacha.
  • La bodega dispone de un millón de frigocalorías para conservar perfectamente las características frutales de la uva.
  • La madera es usada con moderación para añadir complejidad y suavidad a los vinos, y no con la finalidad de imponerla sobre el carácter frutal de nuestras garnachas. Adaptamos el uso de la madera al estilo del vino: diferentes tipos de madera, la combinación del uso de barricas nuevas y usadas y diferentes medidas nos ayudan a redondear y maximizar la expresión de nuestros vinos.